Los planetas y lo que representan en nuestra carta natal




Desde una visión psicológica evolutiva. Existe una división planetaria, de acuerdo a lo que representaron en la humanidad al ser descubiertos. Estos se dividen en dos grupos:

Planetas personales: Que nos dan pautas sobre las características internas de cada individuo, estos son: El Sol, La Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, que desde la astrología psicológica se los considera también, planetas personales .

Urano, Neptuno y Plutón, planetas Transpersonales, que nos cuentan un poquito, cómo cada uno tendrá modificaciones en su vida, de acuerdo a los acontecimientos externos que le aportarán crecimiento o dificultades.
Se les solía llamar planetas maléficos, porque en sí, marcan situaciones que no dependen del individuo, sino que se presentan por situaciones ajenas a uno y traen cambios.
Sin embargo, desde lo evolutivo, se los considera como una oportunidad, que nos obliga a salir del letargo, obligándonos a crecer.

Estos últimos, marcan cambios sociales. Porque al tener órbitas muy lentas, producen modificaciones en la vida de generaciones enteras.

Qué representa el SOL en nuestra carta?

Cuando a alguien le preguntamos de qué signo es, le estamos preguntando en qué signo está su Sol al nacer.

La respuesta, desnudará la consciencia de esa persona, que será expresada con mayor énfasis, en la casa( área de la vida) donde éste ubicado en la carta natal.

En la carta de un hombre, el sol junto con marte, representan sus principios masculinos. En la de una mujer, la proyección de estos principios sobre la/s parejas. O sea su Animus.

El Sol en una carta, refleja el Alma desnuda de una persona, su deseo más profundo, su estado de consciencia al encarnar y también lo que debe aprender a expresar a lo largo de la vida, para acceder al total potencial de su consciencia. Sin embargo, las personas no son conocidas por los otros por su signo solar, sino por su ascendente, que es la máscara social con la que sale al mundo.

Este arquetipo, está representado por el Mito del Dios Apolo, para quienes quieran leerlo.

LA LUNA en la carta natal

Muestra cómo somos emocionalmente. Como hemos percibido a nuestra madre y como nos relacionamos con ella. Rige el pasado, nuestra niñez y nuestras necesidades instintivas básicas, nuestros hábitos. Lo que necesitamos para sentirnos seguros, nutridos y protegidos. Nuestros estados de ánimo. Nuestras necesidades satisfechas, por eso rige la alimentación. Los mandatos de la Luna,son muy complejos porque operan desde un nivel instintivo que nos controla.

Es el ánima para los hombres, o sea, lo que necesitan para sentirse completos en la pareja.

Una Luna o principio lunar distorsionado puede manifestarse como demandas infantiles de atención o tendencias y hábitos regresivos y autodestructivos; o como una dependencia pegajosa, una irrefrenable necesidad de vivir la vida a través de o por otros, y la activación del ‘vampiro psíquico’, que deja a cualquiera con quien el sujeto haya estado en contacto, sintiéndose exhausto y agotado. Por supuesto que al final todo niño necesita aprender a alimentarse a sí mismo.

Nos muestra como debemos aprender a alimentar a nuestra propia Luna (Emociones) Solo entonces podemos estar lo suficientemente satisfechos para entregar apoyo emocional a otros. Aunque sea muy simple este punto, no es infrecuente que nos matemos emocionalmente de hambre de una forma u otra, con el resultado de volvernos emocionalmente exigentes, autocompasivos y resentidos. Pero la ubicación de la Luna en nuestra carta natal indica cómo podemos y debemos nutrirnos a nosotros mismos a fin de restaurar nuestra receptividad, sensibilidad y emotividad innatas, para nosotros y para los demás, y lograr recobrar el dulce y compasivo lazo con nuestra naturaleza instintiva y con nuestra propia alma. Lo que nos hace sentir nutridos y a salvo depende completamente del signo en el que esté la Luna. Por lo tanto es distinto en cada persona.

Los mitos de la triple diosa reflejan también las fases de la Luna. La Luna joven y su fase creciente está representada por Artemisa o Diana, la cazadora, la diosa virgen de los bosques, esquiva, misteriosa y ferozmente independiente, guardiana de los niños y de los nacimientos. Las diosas de la Tierra, Deméter o Hera, representan la fase de luna llena de la mujer como madre, proveedora y cuidadora. Es el rostro socialmente aceptado de lo femenino, fértil y nutriente. La tercera fase de la Luna, la menguante, está representada por Hécate, la mujer sabia o vieja bruja, mujeres que han dejado atrás su edad fértil. Finalmente, la Luna desaparece por completo en la fase más oscura y aterradora de su ciclo, personificada por las diosas que gobiernan la vida y la muerte, como Lilith, destructiva y vengativa o Perséfone, que custodia las llaves de las puertas hacia el inframundo y opera como guía de las almas de los muertos.

MERCURIO en la carta natal

Mitológicamente : El mensajero de los dioses.

Mercurio determina cómo cada uno percibe e interpreta el mundo, la forma de entender, procesar información, establecer relaciones y comunicación. Rige la mente.
Contiene los opuestos dentro de sí. Mercurio es andrógino, tanto masculino como femenino. Es tanto divisivo como integrador.
Es el planeta que nos muestra como fue nuestro aprendizaje y primera integración social. Por eso, habla de nuestra primera educación, la relación con nuestros hermanos, vecinos, tíos, primos.Los viajes cortos y lo que ellos nos aportan.

Comprender a Mercurio y sus aspectos y signo en la carta, servirá para comprender la estructura de pensamiento de un individuo y como desde allí se relacionará con su entorno.

VENUS en la carta natal

Este planeta,nos habla en cada carta,de los deseos conscientes. La manera en que se halla placer, armonía y afecto en la vida.
El modo en que nos complementamos y las cosas o relaciones que nos producen felicidad.

Rige tanto sus deseos materiales, como sus deseos afectivos, porque rige a los signos de Tauro y Libra.

Simboliza el modo en que cada uno encuentra la armonía a través de las relaciones, del amor o de las artes. Las cosas que nos gusta, lo que nos atrae, nuestro deseo de relacionarnos personal y socialmente, así como la necesidad de sentirnos deseados y nuestra capacidad para atraer a los demás.

Venus se asocia también a la sexualidad receptiva y al impulso femenino (Tanto de los hombres como de las mujeres)
En la carta natal de una mujer, Venus muestra sus aspectos sensuales y el modo de expresarlos. Mientras que la Luna, habla de su capacidad maternal.
En un hombre, nos muestra la imagen que tiene de lo femenino y lo que le resulta atractivo.

El signo en el que se encuentra Venus en la carta natal indica cómo nos relacionamos con los demás, cómo amamos y queremos ser amados, qué cosas nos gustan o valoramos y cuáles no.

La casa en la que se encuentra Venus en la carta natal indica las áreas de la vida donde encontramos satisfacción y preferimos más comprometernos , que nos produce equilibrio y armonía.

Los planetas que formen aspectos con Venus en la carta natal indican nuestra generosidad hacia los demás y el tipo de personas con las que nos relacionamos con más facilidad.

Cuando en la carta de un hombre, Venus y la Luna tienen cualidades diametralmente opuestas, esto generará conflicto en el momento de elegir una pareja, creando tal vez dualidades y no pudiendo conciliar todo lo que necesita en una sola persona.

Para comprender el principio mitológico que moviliza este arquetipo, leer mitología de Venus/Afrodita y Eros.

MARTE en la carta natal…… EL GUERRERO INTERIOR

Nos muestra la capacidad de decisión, la iniciativa, la energía que se emplea en las acciones. Es el espíritu competitivo, el afán de conquista y los actos instintivos de la persona.
Indica cómo, dónde y de qué manera cada uno lucha por lograr sus sueños o con un Marte mal configurado, como el espíritu de lucha está herido, vencido, entregado antes de lograr lo que se desea.

Marte también se asocia a la agresividad, a la sexualidad activa y al impulso masculino. En la carta natal de un hombre, junto con el Sol, representa parte de su identidad masculina, La forma de hacer el amor, la energía vital.
Y en la de una mujer, su imagen de lo masculino, por lo tanto, el tipo de hombres que elegirá para sentirse completa. Habla del Ánimus. Por tanto, cuando el Sol y Marte tienen características contradictorias, existirán conflictos a la hora de elegir una pareja.

El signo en el que se ubica indica cómo luchamos por lo que deseamos y de qué manera nos autoafirmamos conquistando lo deseado. Cuáles son nuestras formas y reglas en esa lucha.
Mientras que la casa que ocupa (área de la vida) Nos habla de dónde defendemos aquello en lo que creemos, compitiendo por nuestros intereses y por nuestra autoafirmación.

Marte inyectará una fuerte energía en aquellos planetas con los que forme aspectos en la carta natal. Dichos planetas también influirán en la forma en que luchamos por lo que queremos.

Este es el planeta, que gobierna al signo de Aries, signo de la fuerza impulsiva del nacimiento. La ubicación de Marte en cada carta dice: “yo tendré lo que deseo no importa lo que le cueste a los otros” sin embargo, es el amor más elevado, el instinto de supervivencia en cada uno de nosotros.

Para comprender su arquetipo, leer mitología del Dios Marte/Ares el dios de la guerra


Júpiter en la carta natal….. cuáles son nuestros dioses?

Representa la sociabilización,más allá de lo estrictamente personal. Está relacionado con los viajes largos, la expansión de la consciencia, la comprensión holística de la vida, la filosofía que nos mueve, los ideales superiores y las creencias elevadas que nos movilizan.
Los horizontes expandidos y hasta qué punto somos capaces de trascender la consciencia y nuestras creencias.

El signo en el que se encuentra Júpiter en la carta natal describe la forma en que la persona busca comprender la vida y cómo transmite sus creencias ya sean morales, espirituales o intelectuales.

La casa en la que se encuentra Júpiter(Area de la vida) en la carta natal representa el área en que intentamos expandir nuestros horizontes.

Los planetas que forman aspectos con Júpiter en la carta natal guardan relación con nuestras creencias, en cómo las manifestamos y en nuestro significado propio de la vida.

Júpiter, regente de Sagitario, otorga esperanza, protección psíquica, más allá de lo tangible.Dónde ponemos nuestra mirada cuando nos sentimos caer. Nos cuenta quién es verdaderamente nuestro Dios, más allá de lo que podamos promulgar verbalmente. Es la real Fe en cada uno de nosotros.

SATURNO EN LA CARTA NATAL..... EL MAESTRO 

Saturno tiene mala fama… Se le suele asociar con privaciones, bloqueos, pesimismo, normas restrictivas, censura, conservadurismo, rigidez, frialdad, sentimientos de inseguridad e inadecuación y un montón de otros calificativos poco felices. Parece ser el castrar de todo aquello nuevo que nace.
Pero en realidad, la energía representada por Saturno puede ser tan benéfica como cualquier otra, depende del grado de conciencia que tengamos de los aprendizajes que nos pide realizar.

El emplazamiento de Saturno en nuestra carta, nos marca la buena predisposición que deberemos tener para aprender lo que nos pide. Por eso, se lo llama “El Maestro” No es el maestro dulce y cariñoso, si no aquel que recordamos por su dureza, pero que nos llevó a tener que aprender aquella lección que más provecho le dimos luego en la vida.

Saturno, es para el alquimista, el plomo que debemos trocar en oro, llegando entonces a disfrutar de sus cualidades, que son las de concretar, realizar, dar forma y conservar. Su función está relacionada con las experiencias madurativas que necesitamos para alcanzar una estructura sólida en nuestra vida terrena y poder sentirnos realizados.

Nos dará entonces:
-El aprendizaje en base a la experiencia
-Las responsabilidades socio-estructurales
-La realización personal a través del logro tangible

Este planeta, es el último que podemos ver a simple vista, antes de encontrarnos con los planetas lejanos y transpersonales.
Es la frontera de lo personal, para trascender de nosotros y alcanzar la experiencia trans-personal o sea, que trasciende nuestra persona y nos integra a una totalidad. Por eso, se lo conoce también como al guardián de la frontera.
El guarda la frontera de lo consciente y lo inconsciente, de lo racional y lo irracional. Por eso, nos trae miedos aterradores a vivir aquello que tanto deseamos pero tanto le tememos. Para lograrlo, debemos acudir a la ayuda de Júpiter y su simbolismo en nuestra carta particular.

Para comprender en profundidad los mandatos de Saturno desde una visión psicológica y de la re estructuración que nos pide este planeta, recomiendo leer en www.alquimicamente.com.ar las siguientes notas en el orden correspondiente:

Los ciclos de la personalidadI
Los ciclos de la personalidad II
Los ciclos de la personalidad III
El sunami que libera

En la vida personal ese esfuerzo de Saturno por preservar lo conocido y poner barreras a lo nuevo o desconocido, se traduce en nuestra resistencia al cambio y a lo que es nuevo o diferente. Las crisis que experimentamos no son sino experiencias en las cuales nuestra parte conservadora se resiste a abandonar viejas pautas psicológicas, sistemas de vida caducos, relaciones que ya no funcionan o posesiones que nos atan. Y es aquí donde Saturno muestra su peor rostro mediante actitudes normativas o censuradoras dirigidas hacia los demás y/o hacia uno mismo. La energía saturnina se manifiesta como un padre crítico interno que nos dice frases del tipo: “No debes comportarte de tal manera…”, “No lo has hecho suficientemente bien…”, o “No serás capaz de…”, “Lo que debes (o tienes que) hacer es…”, u otras similares que generan sentimientos de inadecuación, bloqueo y baja autoestima. Cabe entonces conocer a Saturno para entender su verdadero significado y función, desvelar nuestras inseguridades ocultas y canalizar constructivamente su energía.

Para comprender su mito: Leer la mitología de Crono

URANO en la carta….. EL LIBERTADOR

Es el primer planeta Transppersonal, que marca cambios generacionales. Al ser un planeta de curso lento (7 años en cada signo) produce cambios en la consciencia de generaciones enteras.
En la carta personal, indicará en qué área de la vida, deberemos ser lo más desapegados posibles. Porque es en ésta área, donde viviremos sucesos inesperados, que no podremos controlar. Estos sucesos, nos darán la posibilidad de producir los cambios necesarios, que no podríamos realizar si algo externo no nos sacudiera quitándonos aquello que ya no nos es necesario en la vida. Marca también el área en la que podremos producir cosas geniales. No convencionales.

Con Urano nos salimos de lo conocido y de lo establecido.
Es el imprevisto, la sorpresa, lo discontinuo, lo incontrolable. Es el rayo que irrumpe para sacarnos del pensamiento y conectarnos con el presente. Con una nueva realidad en la vida.
Relacionado con la originalidad, la revolución, la inspiración creadora repentina e imprevisible. Con la independencia, la libertad, la rebeldía y el radicalismo que rompen con las estructuras ya establecidas.
Marca en una carta, el lado revolucionario de la persona.

Los planetas personales que lo aspecten, serán los que nos inyectarán el lado revelde, los que nos harán poner en marcha en el momento de liberarnos, soltar, cambiar.
Cuando Urano en su órbita toca a Urano de nuestra natal, la persona producirá cambios y ya nunca más volverá a ser lo que era.

Para comprender sus ciclos y lo que marcan a nivel evolutivo en la personalidad, se sugiere leer la nota EL SUNAMI QUE LIBERA” en www.alquimicamente.com.ar

Mitología…..leer el mito de Prometeo, el fuego de los dioses

NEPTUNO…… en la carta natal

El planeta que nos conecta con el inconsciente, con la necesidad de fundirnos en algo mayor. Con la compasión, con el amor desinteresado. Con la creación. Con lo intangible, con la espiritualidad y con el gran útero que nos contiene a todos.

Es un “planeta espiritual” o transpersonal , símbolo de la inspiración. Nos da acceso a los sueños y sensibilidad hacia los otros, al servicio.

Está relacionado con la consciencia profunda, la empatía, la compasión y el amor universal. Representa la fusión con el “todo” del que formamos parte. Se lo asocia también a las drogas y a las adicciones, en su fase destructiva. Ya que disuelven los límites del ego, rompen los límites de la consciencia y permiten acceder a lo ilusorio y a la desintegración del Yo, como barrera que impide conectar con la consciencia colectiva. Por eso también nos cuenta como fue la vida intrauterina, el karma y nuestra encarnación, parto y los traumas posibles del nacimiento o anteriores a él.

Debido a que Neptuno tarda entre 14 y 15 años en recorrer un signo del zodiaco, su posición en determinado signo influirá en muchísimas personas en todo el mundo, así que su interpretación se aplica a generaciones enteras y no en individuos concretos.

Sin embargo, cada uno tendrá a Neptuno en un lugar particular de su carta. Será en esa área, en la de la vida donde seremos más compasivos, más idealistas y nos entregaremos incondicionalmente. También donde nos ilusionaremos y nos desengañaremos. O donde desarrollaremos mayor intuición para acceder desde ella a la consciencia de los otros.

Los planetas que forman aspectos con Neptuno en la carta natal aumentan la sensibilidad de la persona hacia aquello que esos planetas representan.

Leer mito de Poseidón

PLUTÓN en la carta natal ……el último planeta transpersonal o espiritual del sistema solar.

Su función es llevarnos al infierno y luego traernos de vuelta.

Mitológicamente, el dios del Hades…..leer mito de Perséfone

Actuará en cada carta desde el área en donde está ubicado en nuestra carta natal. Porque allí es donde tenemos nuestro particular poder de transformación. Donde deberemos morir para resurgir como seres nuevos. Y les aseguro, que nunca jamás volveremos a ser los mismos. Es mi regente solar, soy escorpiana y amigarme con él, me llevó muchos años de la vida. Primero, me arrastraba a confrontar con la muerte, ahora lo hago solita, cuando es tiempo de morir y renacer, le doy la mano a su pedido y me dejo llevar con dulzura, se que siempre algo mejor me espera. Que forma parte de mi regeneración. Se también que si confronto, me arrastrará su energía hasta destrozarme. Por eso, elegí que las muertes sean dulces muertes. Entonces me conecta con mi propio poder escondido, luego de haber muerto a lo peor de mí.

La energía plutoniana es invisible, no se puede prever, forma parte de nuestro submundo. Es primitiva, sale a la luz intempestivamente todo aquello que creemos tener bajo control.

El poder de los sentimientos, que al final serán liberados, puede tomarnos por sorpresa. Plutón socava nuestro sentimiento de ser seres humanos civilizados y razonables, y nos sumerge en lo que se puede percibir como un extraño y aterrador submundo de emociones salvajes como la rabia, los celos, la obsesión, venganza, batallas de poder, deseo de control, ansiedad de supervivencia e instintos asesinos. Por eso rige la sexualidad, el deseo de poder y el dinero de los otros. Nuestra estructura psíquica, que es el espacio de la carta donde se analiza lo que debemos transmutar para ir iluminándonos. Por eso, a la casa VIII le sigue la IX que es la casa de lo filosófico, de lo elevado.

En el fondo, Plutón describe la fuerza vital misma, el impulso a traer a la superficie y eliminar cualquier cosa que ya no nos sirve y se ha vuelto venennoso en nuestra vida. El viene a purgar y regenerar. Si podemos rendirnos a este proceso, y a menudo no nos queda más remedio, entonces podemos experimentar el poder curativo y depurador de Plutón para nuestro beneficio.

Claro que nunca lo elegimos, ya que su función es morir para renacer. Plutón es el principio de intensidad, catarsis, poder y control, depuración, regeneración y supervivencia colectiva. Describe cómo y dónde nos sentimos obligados a luchar por nuestra propia supervivencia, dónde somos obsesivos y cómo nosotros mismos nos saboteamos en un esfuerzo para mantener el control.

Mientras ignoremos a Plutón tratando de controlarlo o negando su existencia arquetípica, negaremos nuestros aspectos primitivos, salvajes, oscuros y destructivos de nuestra naturaleza, causando una proyección de esas cualidades en otros o en el mundo exterior y atrayendo a las personas que nos mostrarán lo que está en nosotros. Sin embargo, cuando Plutón se activa, nos muestra cómo y dónde puede el individuo ser el navío por el cual lo que es venenoso y destructivo afuera se depura y se cura para siempre.
Aceptar su desafío de manera consciente es cooperar con el proceso de depuración psíquica para una genuina genuina sanación.

Yo creo, que finalmente la muerte física, no es otra cosa, que el punto psíquico que no hemos podido regenerar en la mente y como bien sabemos, la enfermedad del cuerpo, no es otra cosa, más que el último grito de dolor que pega el alma, o sea, la psique.

KIRÓN……… un asteroide incorporado a nuestra sanación

Para comprender este arquetipo, lo mejor es leer el mito de Kirón. Por eso, lo dejaré al pié de esta nota.

Este mito tiene mucha profundidad y significado astrológico. Como los centauros, somos parte animal, instintivos y mortales, y parte inmortal y espiritual. Es muy significativo que la flecha envenenada haya penetrado el muslo, la parte animal de Kirón. El mito indica que es nuestro cuerpo animal el que puede ser herido, y Kirón en la carta indica dónde tenemos el potencial de reconectarnos e integrar nuestra consciencia espiritual pura con nuestra oscura sabiduría animal.

Así como el centauro debió sanar a otro para lograr liberarse de su propio dolor y sanarse a sí mismo, porque su dolor de otro modo sería eterno.

En cada carta natal, se revela la peor herida de cada uno, la que jamás sanaremos, salvo que decidamos hacer algo por otros para que su sanación sea el remedio que nos cure.
Por eso, Kirón en la carta natal, nos indica qué debemos entregar al mundo, cuál será nuestra Misión social.

Si no lo escuchamos y hacemos algo que nos trascienda con esta herida, sufriremos una y otra vez hasta desangrarnos, cada vez que Kirón transitando por su órbita tenga aspectos tensos a nuestro Kirón natal.
Como su órbita completa es de 49,5 años, quienes tengan entre 49 y 50 años y no entregado nada para sanar esta herida, las pasarán bastante mal, ya que en el viaje de vuelta a su lugar original, Kirón pide haber saldado su deuda con la humanidad.

EL MITO DE KIRON

En la mitología griega Quirón era un centauro, con torso de hombre y cuerpo de caballo. Quirón era un sabio maestro que enseñaba música, matemáticas, astronomía, el arte de la guerra, medicina y todas las otras artes y ciencias a los hijos de los dioses en el Monte Olimpo. También era un sanador prodigioso. No obstante, los centauros eran criaturas pendencieras, sobre todo bajo la influencia del alcohol, y fácilmente se veían involucradas en peleas salvajes y alborotos. En un banquete de bodas en particular al cual los centauros fueron invitados, se armó un riña en la que una de las flechas de Hércules con las puntas envenenadas con el veneno mortal de la Hidra,se clavó en el muslo de Quirón. El argumento de esta historia es que, aunque Quirón era un maravilloso sanador, no podía sanar su propia herida, a pesar de sus esfuerzos. Esta es la base del mito del sanador herido y de la frase: “Médico, cúrate a ti mismo”. Luego de un gran sufrimiento por que Quirón no podía morir, ya que como era hijo de Zeus, era inmortal, eligió intercambiar su lugar con el de Prometeo, que estaba encadenado a una roca como castigo por robar el fuego de los dioses para el beneficio de la humanidad. Este intercambio le permitió renunciar a su inmortalidad y morir. Después de su muerte los dioses le dieron un lugar en los cielos: la constelación de los Centauros.

Este mito tiene mucha profundidad y es de gran significado astrológico. Como los centauros, somos parte animal, instintivos y mortales, y parte inmortal y espiritual. Es muy significativo que la flecha envenenada haya penetrado el muslo, la parte animal de Quirón. El mito indica que es nuestro cuerpo animal el que puede ser herido, y Quirón en la carta indica dónde tenemos el potencial de reconectarnos e integrar nuestra consciencia espiritual pura con nuestra oscura sabiduría animal. Los últimos cien años han presenciado una explosión tremenda de avances científicos, que han permitido a la humanidad tomar control de los recursos del planeta para su propio beneficio. Incluso hemos empezado a luchar contra nuestra propia mortalidad, con el desarrollo uraniano de la criogenética. Invertimos gran cantidad de recursos en la investigación de la clonación y de las células madres y, aunque estos avances son completamente lógicos de acuerdo a la visión uraniana, pierden todo sentido desde el punto de vista de Quirón.

No fue sino hasta la década del 70 en el siglo pasado que emergió una consciencia colectiva señalando que nuestros avances científicos y ecológicos podrían estar dañando nuestro planeta y nuestros cuerpos, lo que puede significar un costo muy alto. Hubo una nueva consciencia de la fragilidad del mundo, una nueva consciencia de que los alimentos que comemos, el agua que bebemos, los medicamentos que nos administramos, los cables de electricidad sobre nuestras cabezas podrían estar envenenando nuestros cuerpos.

Fuente: http://www.alquimicamente.com.ar/psicologia-astrologica-arquetipica/

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LILITH ( O LUNA NEGRA) EN LAS CASAS Y EN LOS SIGNOS :

CARACTERÍSTICAS DE LOS NIÑOS y ADULTOS CRISTAL.

DON JUAN DEL VOLTEO