¿Qué son los Chakras?



Chakra es una palabra que proviene del sánscrito, antigua lengua hablada por los pueblos indios de Asia, y significa “rueda”. Esto permite imaginarlos como ruedas que giran y concentran energía en el cuerpo. Son fuerzas vitales que se encuentran en nuestro campo aurico, entre el cuerpo etéreo y el cuerpo físico.

Todos los seres humanos tenemos a nuestro alrededor un campo de energía fluctuante, similar a un arco iris. Este campo es nuestra aura, que se comunica a través de vibraciones con las energías de todo el universo. Los chakras concentrar la luz del aura hacia el cuerpo, conectando de esta forma el mundo actual y el terrenal

Estos centros tienen la función primordial de acumular y distribuir la energía del universo en forma de rayos que penetran perpendicularmente en el cuerpo físico ejerciendo influencia en la salud física y mental y en la armonía emocional y espiritual. Por eso son considerados desde la antigüedad de gran importancia en los métodos de sanacion.

Están asociados a distintos órganos del cuerpo y relacionados con el sistema endocrino, el sistema nervioso central y la columna vertebral.

Los siete Chakras mayores

La tradición hindú reconoce 7 chakras mayores o principales, situados en la línea de la Columna vertebral.

1. Chakra corona
2. Chakra tercer ojo
3. Chakra garganta
4. Chakra corazón
5. Chakra plexo solar
6. Chakra sacro
7. Chakra raíz

Los chakras se distribuyen a lo largo de la columna vertebral, desde la parte mas baja donde se encuentra la kundalini (energía enroscada en forma de serpiente) hasta la parte mas alta de la cabeza (donde aparecería el halo aurico, si logran armonizarse todos los chakras)
Comenzando por el chakra raíz debemos ir armonizándolos uno a uno, en sentido ascendente hasta alcanzar la conciencia global y la Armonía Universal.

Los meridianos

Los chakras están conectados por canales energéticos llamados nadis o meridianos. Según los fundamentos del yoga, existen 72.000 nadis que conectan el aura y los chakras con el cuerpo físico, de los cuales tres son considerados los principales, pingala ida y Sushumna.

Pingala Canal derecho, conectado con la parte izquierda del cerebro.

Ida Canal izquierdo, conectado a la parte derecha del cerebro.

Sushumna Nadi central, conectado a la columna vertebral y al sistema nervioso central.

Ida Y Pingala se entrecruzan con Sushumna en los siete puntos de los chakras, creando una especie de espiral por donde circula el prana o energía vital a través de todo el cuerpo. En la tradición hindú se los reconoce y representa como flores de loto que se diferencian por sus diversos colores y un número determinado de pétalos.

Para tener una idea de su forma podríamos imaginarnos una flor que abre sus pétalos por encima del cuerpo y cuyo tallo nace en la columna. Así, la flor estaría por encima del cuerpo físico pero conectada a el. La columna vertebral seria el tronco de donde se abren los siete chakras a una distancia determinada.

Los colores de los chakras

Cada chakra toma un color de la luz del campo aurico, aspirándolo en forma de espiral y llevándolo directamente a nuestro organismo. De esta forma, nuestro cuerpo es irradiado por una luz de color que fluye desde el aura.

El color de los chakras progresa en el sentido de la escala de colores del espectro solar. Es decir que comenzando desde la base, el chakra raíz posee el color rojo y va variando, a medida que asciende, a las tonalidades naranjas, amarillas, verdes y azules hasta culminar en un color blanco que se transforma en luz, en claridad.

Cuanto mas elevado es el chakra más tiende hacia la zona de luz de ondas cortas.
El aspecto de los chakras dependerá de la evolución personal: será poco luminoso en las personas mundanas y muy brillantes en aquellos que hayan elegido hacer hincapié en la esfera espiritual.

Los símbolos de los chakras

Los chakras están representados por yantras o imágenes simbólicas que poseen el color, correspondiente a cada uno.

7 Chakra corona: color violeta, blanco o dorado
6 Chakra tercer ojo: color azul oscuro
5 Chakra garganta: color turquesa
4 Chakra corazón: color verde
3 Chakra plexo solar: color amarillo
2 Chakra sacro: color anaranjado
1 Chakra raíz: color rojo

Funciones energéticas

La forma y función de los chakras es idéntica a todas las personas, pero sus posibilidades de expansión y equilibrio, su capacidad de apertura y armonía varían en las distintas etapas de nuestra vida, en caso de emociones fuertes o por prácticas espirituales profundas.

Como ya explicamos anteriormente, la función principal de los chakras es absorber la energía universal para transmitirla y alimentos los distintos cuerpos de nuestro ser (etéreo, astral o emocional, mental, espiritual y físico) para, finalmente, irradiar esa energía hacia el exterior.

Por eso, cuando se habla de “ondas negativas” o “positivas” a lo que nos referimos es a vibraciones que percibimos con nuestra aura y nuestros chakras (nuestro cuerpo energético). En síntesis, emitimos y recibimos energía constantemente de todo lo que nos rodea.

Los siete chakras y su función energética

CHAKRA RAIZ 1
Centro de la fuerza vital y de la energía sexual

CHAKRA SACRO 2
Centro de las emociones asociado a la creatividad, al deseo, a la pasión, al movimiento y al cambio

CHAKRA PLEXO SOLAR 3
Centro de la voluntad, el temperamento y las pasiones.

CHAKRACORAZON 4
Centro de transformación y de apertura hacia los demás

CHAKRA GARGANTA 5
Centro de la liberación y expresión

CHAKRA TERCER OJO 6
Centro de la objetividad y la clarividencia

CHAKRA CORONA 7
Centro de la espiritualidad y de la armonía con el cosmos.

Hay muchas causas por las cuales los Chakras pueden bloquearse y no permitir el flujo de energía ,o por el contrario, abrirse excesivamente y sin control a ese flujo energético, provocando en ambos casos, dolencias, enfermedades, desequilibrios emocionales, etc.

Apertura y equilibrio de nuestros chakras

Nuestra vida diaria nos lleva a estar envueltos en un estrés constante y nos ahogamos e una vorágine que muchas veces no podemos controlar. Vivimos en un mundo de constante “progreso” tecnológico y científico, que nos hace avanzar frenéticamente hacia un futuro, perdiendo de vista nuestro presente. Hoy ya estamos pensando en mañana, en el mes que viene, en el momento en que lleguen las vacaciones etc. Pero el “progreso” material, si no va acompañado de la superación emocional y espiritual genera sociedades apáticas, deprimidas y agobiadas.

Frente a este panorama devastador, tenemos que rectificar nuestro rumbo. Quizás no podamos cambiar totalmente nuestra forma de vida pero si podremos encontrar un tiempo y un espacio de paz y silencio para concentrarnos en nuestros centros vitales, que los pequeños contratiempos cotidianos han ido cerrando y taponando, impidiendo que fluya nuestra energía y provocando malestares tanto físicos como espirituales.

Si nuestros chakras se mantienen abiertos y receptivos, podremos alcanzar y sostener un equilibrio físico, mental emocional y espiritual: integral

Los chakras pueden abrirse con la práctica de diversas técnicas y terapias alternativas que entienden al ser humano como totalidad. Pero va a depender mucho de la voluntad, la constancia y la imaginación.

Todos tenemos la capacidad de estimular nuestros chakras, pero, para eso, debemos estar relajados, en un ambiente sereno y luminoso, y llevar ropas cómodas, de algodón. También es conveniente que nada nos interrumpa durante esas prácticas.

Claves y técnicas para abrir los Chakras:

La respiración
Aunque parezca insólito, los seres humanos por lo general, no respiramos de manera correcta, aunque esta sea una de las actividades vitales de nuestro organismo. La respiración habitual es torácica, es decir que inhalamos el aire y este llega hasta el tórax y regresa. Es una respiración incompleta, agitada, y angustiosa, (la forma mas exagerada de este tipo de respiración se da en un ataque de llanto que provoca sacudidas o cuando suspiramos)

En realidad, la inspiración debe dirigir el aire hasta el abdomen y expandir nuestras costillas. De esta forma tendremos mayor control y mejoraremos nuestra salud, ya que permitiremos que el organismo se libere de toxinas.

Proponemos que practique un ejercicio de respiración sencillo que los ayudara en el camino hacia la apertura de los chakras. La técnica se denomina pranayama, y consiste en ejercicios de respiración profunda para alcanzar el prana (energía vital). Cuando la respiración es profunda, y pausada, se relaja nuestro cuerpo y nuestro cuerpo nos prepara para comunicarnos con nuestros centros de energía vital

1 Ponga las manos suavemente sobre su abdomen.
2 Inhale profunda y lentamente por la nariz, dirija el aire hacia su abdomen y sienta como se hincha.
3 Exhale por la nariz, con el mismo ritmo y permita que el abdomen se contraiga.

Puede hacer este ejercicio durante 5 minutos, tratando de profundizar cada vez más la respiración. Además del reciente ejercicio, usted puede hacer un ejercicio para “sentir” los chakras, aunque necesitara la ayuda de otra persona.

Lo que debe tener presente es que esta es una práctica espiritual y no un juego. Por eso, tanto usted como su acompañante deben concentrarse y realizar ejercicios de respiración antes de comenzar. También es recomendable ducharse previamente para aumentar el campo aurico.

Para sentir los chakras, coloque las palmas de sus manos a unos diez centímetros del cuerpo de su amigo y sin tocarlo desplácelas desde la posición del chakra raíz hasta el chakra corona. Sienta la energía de cada zona, las temperaturas, las vibraciones. Al finalizar agite las manos hacia abajo para desprenderse de las energías de su amigo e intercambien los roles.

La Alimentación

La energía vital entra en nuestro cuerpo a través de los chakras pero también a través del aire y de los alimentos que ingerimos. Por eso, es importante una alimentación sana, basada exclusivamente en el consumo de alimentos naturales.

Si consume los vegetales de todos los colores correspondientes a los chakras, será otra influencia mas que contribuirá a mantenerlos equilibrados.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LILITH ( O LUNA NEGRA) EN LAS CASAS Y EN LOS SIGNOS :

CARACTERÍSTICAS DE LOS NIÑOS y ADULTOS CRISTAL.

DON JUAN DEL VOLTEO