Los aceites y su uso mágico.



El uso de diferentes aceites para protección, sanación de enfermos o logro de distintos propósitos, es una costumbre muy antigua; en muchos libros sagrados, como por ejemplo en la Biblia, hay numerosos ejemplos de ello.

En la actual liturgia católica, se utilizan tres aceites benditos en la administración de los sacramentos; el Aceite de los Catecúmenos, que es empleado en la consagración de las iglesias, en la ordenación de los sacerdotes, en la bendición de los altares, en el bautismo y en la coronación de los reyes; el Aceite de los Enfermos, que se usa en la extremaunción; y, por último, el llamado Aceite de los Santos, que es el que fluye milagrosamente de las reliquias de algunos hombres y mujeres que han sido canonizados (san Nicolás de Bari, santa Walburga o san Charbel, entre otros). A estos últimos los fieles les han adjudicado propiedades curativas del cuerpo y del alma.

Brujos, magos y chamanes de diversas culturas han incluido los aceites en sus diversos rituales ya que se considera a este elemento un vehículo muy efectivo para transmitir a personas y objetos sus propios poderes o los de las materias con las que se haya mezclado. En los trabajos de magia los aceites están presentes bajo dos formas: los llamados esenciales y los preparados o de mezcla.

Para los primeros se utilizan grandes cantidades de flores, hojas o tallos que son prensados y sometidos a un proceso industrial a fin de obtener sus esencias, lo cual hace que resulte imposible su fabricación doméstica. Los preparados o de mezcla son compuestos de aceite y hierbas sabiamente equilibrados que, por lo general, se venden en el mercado bajo diversos nombres que aluden a sus propiedades (Aceite de Amor, Aceite de Protección, Aceite de Prosperidad, etc.).

Si bien los aceites preparados se pueden obtener en el comercio, siempre es preferible que sean hechos por el propio oficiante ya que, mientras se lleva a cabo esa operación, se impregnan los aceites de su espíritu, voluntad y deseo.

Conociendo las atribuciones, regencias y dioses que se asocian a cada vegetal, será fácil crear nuevos aceites para fines específicos; mediante la práctica de la magia se estará en disposición de elaborar mezclas cada vez más precisas y efectivas así como de generar nuevas fórmulas.

Preparación de aceites:

Las que aquí se detallan son algunas fórmulas tradicionales que servirán para producir los aceites básicos y para mostrar la manera en que deben prepararse y utilizarse.

Aceites esenciales:

Son muchos los rituales en los que se recomienda utilizar el aceite esencial de alguna planta en vez de sus flores u hojas y la razón de ello es que éstos contienen mayor concentración de principios activos.

Se pueden conseguir en tiendas de esoterismo o en comercios que vendan desodorantes de ambiente para quemar o colocar en diaspositivos eléctricos.

Estas esencias son aptas para todo tipo ritos, siempre y cuando sus poderes no se opongan a los otros componentes utilizados. Si se hace un trabajo para conseguir pareja, por ejemplo, se podrá agregar al ritual una esencia destinada a resolver el problema de la soledad, pero éste no deberá ser mezclado en un rito cuyo objetivo sea encontrar trabajo.

A continuación se ofrece una lista de esencias (que pueden ser en forma de aceite o de incienso) con sus atribuciones y usos.

Uso del Aceite:

Amores:
Clavo, gardenia, rosa, jazmín, lirio, narciso.

Reconciliación:
Albahaca, gardenia, rosa, vainilla.

Curación:
Eucalipto, mirra.

Atracción sexual:
Canela, vainilla, coco, almizcle.

Prosperidad:
Almendra, menta, hierbabuena, pino, nuez moscada, ajo.

Limpieza:
Romero, jazmín, albahaca.

Purificación:
Canela, clavo de olor.

Trabajo:
Clavel, romero, vainilla, roble.

Coraje:
Geranio rosa, cedro, pimienta.

Paz:
Nardo, rosa, jacinto.

Suerte:
Ciprés.

Atraer a una mujer:
Tabaco, laurel, pachuli.

Atraer a un hombre:
Jazmín, jengibre, rosa.

Poderes psíquicos:
Sándalo, lila, nardo.

Poderes mentales:
Romero, lila, madreselva.

Protección contra las envidias:
Ruda.


Aceite de limpieza:

Este compuesto se utiliza para despejar las energías o fuerzas negativas. Se puede usar sobre personas, lugares u objetos.

Se aplica mojando el dedo pulgar en el aceite y trazando con él la señal de la cruz en la frente de la persona que se desee limpiar (o en la propia) o en el objeto. Para la purificación de lugares, deberá hacerse esto en todos los rincones, es decir, en cada lugar en el que confluyan dos paredes.

Objetos necesarios:

Un cuarto de litro de aceite de oliva - Una ramita de romero - Una cucharadita de flores de jazmín - Tres hojas de albahaca

Las flores de jazmín pueden ser reemplazadas, por una cucharadita de té de jazmín y las hojas de albahaca, si no se consiguen frescas, se pueden sustituir por una cucharadita de hojas secas.

Ritual:

• En día de luna nueva, poner todos los ingredientes dentro de la botella de aceite, taparla y agitar.

• Durante un mes, agitar diariamente y por la noche el aceite, dejándolo luego en un lugar donde reciba la luz de la luna. Si esto no fuera posible, envolver la botella en un paño de modo que no reciba luz artificial.

• Al cabo de treinta días estará listo para ser utilizado.

Aceite de purificación:

Aunque la limpieza y la purificación a menudo van asociadas, es necesario saber distinguir entre ambas: la limpieza elimina las fuerzas negativas que estén en el entorno o que nos sean dirigidas desde el exterior; la purificación, en cambio, produce una elevación espiritual disponiendo la mente para entrar en contacto con las fuerzas sobrenaturales.

Este aceite podrá utilizarse para alejar tentaciones, para obtener una estabilidad emocional en momentos difíciles o antes de iniciar rituales que exijan una gran concentración y entrega.

Objetos necesarios:

Un cuarto de litro de aceite de oliva
Un trozo de canela en rama
Tres clavos de olor

Ritual:

• Agregar al aceite la rama de canela.
• Guardarlo envuelto en un paño.
• Al día siguiente, preferiblemente a la misma hora, agregarle los tres clavos de olor.
• Guardar en un lugar oscuro, envuelto en un paño, durante dos semanas. Agitarlo diariamente.

Este aceite se aplicará con el dedo pulgar en la nuca, lugar que está más próximo a la sede de las emociones, y en las sienes y muñecas que son puntos en los que las arterias están más a flor de piel.

Al recibir estos elementos, el organismo se dispondrá a efectuar lo necesario para alcanzar un grado mayor de intuición y dejar de lado los conflictos que en esos momentos pudieran perturbarnos, logrando con ello una mayor paz interior y elevación espiritual.

También podrá emplearse este aceite de purificación, junto con el aceite de limpieza, para purificar los elementos que se hayan de utilizar en los rituales (tijera, aguja, tiza, etc.).

Aceite de abundancia:

Esta mezcla tiene como fin atraer el dinero, no en cantidades espectaculares, sino de manera que nunca falte.

Objetos necesarios:

Un cuarto de litro de aceite de maíz
Doce agujas de pino Una nuez moscada
Si no se pudieran conseguir las agujas de pino, podrán utilizarse seis brácteas de piñas (es decir, cada una de las hojas modificadas que forman este fruto) o seis piñones ya pelados.

Ritual:

• Agregar al aceite las agujas de pino y la nuez moscada.
• Dejar el frasco al sol por espacio de dos horas.
• Una vez transcurrido ese tiempo, se debe agitar bien la mezcla y se tiene que guardar el frasco en un lugar oscuro o envuelto en un paño por espacio de veinte días.

La manera de emplear este aceite es pasárselo por las manos, extendiéndolo bien para que no manche, antes de tocar dinero (cuando haya que hacer una compra, por ejemplo).

La nuez podrá quitarse del frasco y, una vez lustrada con un paño o una servilleta de papel, deberá llevarse siempre en la billetera.

También puede untarse ligeramente esta mezcla en las monedas, antes de echarlas en una hucha; de esta manera se atraerá la suerte en el dinero.

Aceite de armonía:

Es conveniente utilizar este preparado cada vez que se suscite algún conflicto en el entorno, cuando sobrevengan disputas en la pareja o se tenga una reunión que implique tensiones.

Si uno mantiene la calma, la excitación o las emociones negativas de los demás no llegarán a afectar en lo más mínimo y esto permitirá exponer las propias ideas de forma más clara y convincente.

En caso de que se tenga que trabajar en un entorno hostil, también es aconsejable ungir levemente la silla o la mesa donde se permanezca más tiempo a fin de rodearse de energía positiva.

Objetos necesarios:

Un cuarto de litro de aceite de girasol
Un ramillete de albahaca
Los pétalos de una rosa
Una cucharadita de vainilla (o una vaina)

Ritual:

•Echar el ramillete de albahaca y los pétalos de rosa dentro del aceite. A los siete días, agregar la vainilla.
•Dejar reposar en un lugar oscuro durante 21 días más, agitando el contenido del frasco diariamente.

Aceite para el coraje:
Esta mezcla está especialmente indicada para ser empleada en toda ocasión que requiera coraje o cuando se sienta temor ante el curso de un problema. La forma en que debe utilizarse depende de la índole del tema al que haya que enfrentarse.

En todos los casos será necesario ponerse un poco de este aceite en la nuca y en las sienes, además de hacerlo en otros lugares.

Si se tiene miedo ante un examen oral, por ejemplo, convendrá ponerse un poco en el cuello, a la altura de la garganta. Si debe realizarse una tarea manual, habrá que pasarse el aceite por las manos. Si el temor está originado por una posible discusión, usarlo alrededor de la boca.

Lo importante es tener en cuenta la zona del cuerpo con la cual pueda simbolizarse el problema o que se vaya a utilizar para resolverlo.

En caso de enfrentarse a un conflicto amoroso, pasarlo sobre el lugar donde se encuentra el corazón.

Objetos necesarios:

Un cuarto de litro de aceite de girasol
Una cucharada de flores de geranio rosa
Una cucharada de hojas de cedro
Tres granos de pimienta negra

Ritual:

• Agregar todos los ingredientes al aceite, agitar bien y dejar reposar durante quince días.

Aceite activo:

Se utiliza exclusivamente para asuntos de trabajo o a la hora de realizar una actividad que genere dinero. Bastará con poner un poco en el dorso de la mano, en las sienes y en la nuca y tocar con el pulgar mojado en él las herramientas que deban de utilizarse.

Objetos necesarios:

Un cuarto litro de aceite de girasol
Los pétalos de un clavel
Una cucharadita de romero
Un trozo de hierro (por ejemplo, un clavo, un tornillo, una tuerca)

Ritual:

• Separar los pétalos del clavel y echarlos dentro del aceite.
• Agregar la cucharadita de romero.
• Agregar el trozo de metal.
• Dejar a la intemperie, tapado, durante tres días y tres noches.

El hierro, símbolo de Marte, representa la actividad y la capacidad de enfrentarse a los problemas.

Aceite contra la envidia:

La envidia es un sentimiento bastante más común de lo que pudiera parecer a pri¬mera vista y tiene lugar no sólo entre vecinos que apenas se saludan, sino entre personas muy próximas como son los hermanos e, incluso, la propia pareja.
El aceite cuya receta se da a continuación tiene dos propósitos: por un lado, proteger a la persona envidiada de los efectos que pudieran ocasionarle los sentimientos negativos del envidioso y, por otro, calmar a la persona que sufre de envidia hacién¬dola sentir más valiosa, mucho más atractiva, mejor consigo misma, a fin de que deje de envidiar.

Objetos necesarios

Un cuarto de litro de aceite de girasol
Una cucharadita de hojas de ruda

Ritual:

• Agregar la ruda al aceite, agitar y dejar reposar una semana antes de usar.
• Cuando se vaya a tener un encuentro con alguien envidioso, primero habrá que ungirse las sienes y la nuca con el pulgar mojado en aceite, al tiempo que se recita la primera invocación.
• Si es posible, poner con el pulgar un poco de aceite en la silla que vaya a utilizar la persona envidiosa diciendo la segunda invocación. Es mejor pasarlo por la parte inferior del asiento para que no manche la ropa. Si se tratara de una compañera de trabajo, por ejemplo, se pasar el aceite en el lápiz o en el bolígrafo que vaya a utilizar.

Téngase en cuenta que una mayor cantidad de aceite no potenciará más los efectos, de manera que conviene ser prudente y utilizar lo menos posible.

Invocación 1:

Por el poder de la ruda
¡fuera la envidia!
Dios me ayuda.

Invocación 2:
Todo puedes conseguir
sin lugar al que mirar.
No hay nadie a quien envidiar.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LILITH ( O LUNA NEGRA) EN LAS CASAS Y EN LOS SIGNOS :

CARACTERÍSTICAS DE LOS NIÑOS y ADULTOS CRISTAL.

DON JUAN DEL VOLTEO